Mónica Forero, Emma Mía Diseño con propósito

Luego de 8 años trabajando para multinacionales como Nielsen y Coca Cola,
la comunicadora social y publicista, Monica Forero Malaver, decidió crear
una original empresa de productos ecológicos que invitan a preservar el medio ambiente.
Hoy su marca Emma Mía se encuentra en librerías y tiendas especializadas de diseño de Bogotá.
Ahora quiere llegar al mercado bumangués.

¿Cómo se describe en pocas palabras?
Soy una mujer creativa con mucha sensibilidad. Siempre busco hacer las cosas que amo y generar un impacto positivo con eso.

¿Cómo comenzó su proyecto ecológico?
A partir de la oferta de productos ecológicos que realmente me gustaran. Ahí vi una oportunidad en el mercado y dije “por aquí es”. Entonces decidí capacitarme en procesos artesanales que tuvieran un mínimo impacto en el medio ambiente y desarrollar productos bonitos que dejaran un mensaje a quienes los compran.

¿De dónde proviene el nombre Emma Mía?
Ese es el nombre que le quiero poner a mis hijas: Emma y Mía. Como aún no hay planes de ser mamá entonces decidí bautizar así a mi proyecto creativo, que finalmente es como un hijo.

¿Qué clase de productos desarrollan?
Desarrollamos agendas y libretas hechas en papel de fibra de caña de azúcar y esferos elaborados en fibra de trigo. En decoración ofrecemos floreros en cerámica pintados con pigmentos naturales. En accesorios fabricamos Tote Bags elaboradas en lona madre y estampadas artesanalmente con tintas que no contienen químicos. También hay una línea de empaques ecológicos.

¿Cómo es su proceso creativo?
Es una mezcla de creatividad y espiritualidad. Cuando veo que podemos ofrecer un producto de uso diario en su versión ecológica, me pongo en lo que yo llamo “hibernación creativa”, que consiste en internarme por lo menos una semana en mi taller acompañada de mis esencias naturales, mi mascota, mi música y mis plantas, no tengo contacto con absolutamente nadie hasta que tengo en producto diseñado.

¿Por qué incursionar en algo tan complejo? 
Porque soy consciente que el planeta necesita urgentemente un cambio para que los consumidores dejen de comprar productos que afectan nuestros bosques, ríos y especies animales. Con este propósito debe crearse una oferta de productos. Ahí entro yo.

¿Cómo romper los paradigmas de las personas para comprar este tipo de productos? 

Ofreciendo productos de uso diario a precios competitivos. La gente piensa que lo “eco” es algo muy diferente y realmente todo lo que usamos en nuestras vidas podría ser amigable con el medio ambiente. Es cuestión de ser juiciosos y competir al lado de las demás marcas.

¿Hay nuevo proyecto?
Muy pronto haremos el lanzamiento de 500 tapabocas, todos con un diseño diferente, elaborados en una tela antifluido hecha con fibras de botellas plásticas recicladas. Hay que ponerse a la vanguardia y los tapabocas ya son como otra prenda de vestir.

¿Qué hace cuando no está diseñando?
Me dedico a tomar fotos para la marca, a mirar exposiciones de arte y a tomar talleres de crecimiento espiritual. Además, mensualmente procuro tomar un curso virtual que complemente mi formación para seguir adelante con el negocio. Uno tiene que estar empapado de todo.

¿Qué satisfacción le deja su trabajo?
La satisfacción de trabajar en lo que amo y poder ver mis ideas hechas realidad. Por fin entendí el dicho “elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”, no hay una mañana que yo no me levante feliz a seguir haciendo que Emma Mía llegue a la vida de las personas. Es muy bonito poder hablar con clientes que se vuelven amigos y que tienen las ganas de poner su granito de arena por el planeta con mi ayuda.

www.emmamiapapel.com
@emmamia_papel

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email