Juan Carlos Salcedo, entre el diseño y el arte

Por: José Fernando Yepes – Fotografías: Javier Valdivieso

Catalogado como uno de los mejores interioristas del país, Juan Carlos Salcedo define su trabajo como exigente y perfeccionista cuyo fuerte es la perspectiva, combinando paletas y materiales para generar espacios únicos que logran atrapar la esencia de cada persona.

Lo primero que impacta de él es la sencillez y su admirable capacidad de trabajo que le permite estar al frente de JK Salcedo, su firma constructora, dirigiendo varios proyectos en simultáneo. Salcedo representa la simbiosis arquitectura-interiorismo, una cualidad que marca su estilo: un eclecticismo orgánico en donde el manejo del color y el respeto por lo natural son clave para generar contrastes y texturas.

Vistamos su casa en Ruitoque para hablar de su trabajo y otras facetas de su personalidad.

¿Dónde radica la esencia del interiorismo?
El diseño interiorista abarca un sinnúmero de detalles que hacen que una obra sea totalmente diferente, pues cada cliente es único en sus gustos y en su manera de disfrutar los espacios. En ese aspecto hay una frase que me caracteriza: “dime de qué lado de la cama te levantas para empezar a conocerte”. De eso se trata el interiorismo, de crear ambientes que las personas realmente puedan disfrutar.

¿Estamos ante una nueva realidad en el diseño de casas?
Indudablemente. Antes de la pandemia yo diseñaba cinco a seis casas al año, hoy estamos realizando 21 proyectos sin contar otras edificaciones. El pensamiento de la gente cambió, ahora las personas pasan más tiempo en su hogar y buscan disfrutar esos lugares que antes poco utilizaban. Por ejemplo, la habitación principal de las casas que diseñábamos dos años atrás tenía en promedio 35 metros cuadrados, ahora los clientes solicitan el doble de la medida de esa habitación.

Usted es un defensor de la experiencia por encima de la academia…
Ese tema me ha costado muchas críticas. No es que yo vaya en contra del estudio, pero me di cuenta que la arquitectura es muy visual, entonces pienso que es muy difícil enseñar a diseñar pues la persona nace con ese don. En mi caso, con eso que en la universidad era malísimo en la asignatura de perspectiva y la perdí tres veces. Hoy vivo de la perspectiva y me dediqué a viajar para ampliar mis conocimientos.

¿Qué es lo primero que analiza de visitar edificaciones en sus viajes?
La forma como lo hicieron. La arquitectura se trata de lograr algo interesante con pocos recursos, entonces me enfoco más en los sistemas constructivos.

Tres ciudades que lo hayan impactado…
New York por supuesto. También me impactó Taipéi por su nivel de desarrollo y Singapur por la innovación tecnológica adaptada a todo.

Un lugar que admire…
Me encanta Barichara, de hecho allí en ese pueblo está el mejor proyecto que he diseñado: “La Manuela ̈, una casa hotel con gran encanto natural pensada para disfrutar plenamente. En su construcción participaron diferentes escultores y diseñadores.

Hablando de naturaleza ¿cómo involucra el verde en sus diseños?
Tanto el verde como la luz son esenciales, entonces nos preocupamos por aprovechar los árboles y otros elementos naturales que encontramos para involucrarlos en el proyecto.

¿Cuál debe ser el rol de la arquitectura en los próximos 10 años?
Ese tema lo tenía muy claro antes de la pandemia. A todos los congresos que íbamos la tendencia apuntaba a generar espacios cada vez más reducidos, pero ahora todo dio un giro, la arquitectura se está enfocando en la manera de poder disfrutar de los espacios y el uso de materiales amigables. Hacia allá tenemos que ir.

¿Se impondrá el trabajo en casa?
Yo no estoy de acuerdo con el trabajo en casa. Pienso que una casa o un apartamento fueron hechos para descansar, pero eso se ha quedado fuera de contexto 

“Hay una nueva realidad en el diseño de casas, pues a raíz de la pandemia las personas pasan más tiempo en su hogar y buscan disfrutar esos lugares que antes poco utilizaban”

porque las personas ya no saben en qué momento deben suspender su labor y terminan almorzando encima del computador. Mientras más trabajo llevemos a casa más vamos a empeorar nuestra calidad de vida.

¿Qué consejo le daría a alguien que quiere construir su casa?
Antes de iniciar un proyecto lo primero que le pregunto a la persona es, qué quiere que tenga su casa y cuáles son los espacios que más disfruta, de ese modo podemos adaptar el diseño a sus gustos y preferencias. Otro consejo que le doy al cliente es que siempre vaya a ver los diseños con su pareja, pues una casa debe reflejar el gusto de ambos.

¿Cuál es su color?
El negro definitivamente. El negro con el concreto y la madera crean la combinación perfecta. Es el brutalismo del concreto y sus desperfectos lo que me apasiona, aunque mi madre me dice que pareciera que no estuvieran acabadas las obras, pero esa es mi concepción. En cuanto a los materiales, las tendencias son los grisáceos en pisos y acabados. Se mantiene el mármol por ser un material irremplazable que nunca pasa de moda.

¿Y la tendencia en iluminación?
Para un diseñador, la iluminación representa un 40 o 50 % del proyecto porque con la luz se logra tocar la sensibilidad del ambiente, entonces podemos iluminar un espacio de muchas maneras y cada vez dará sensaciones únicas. Nosotros siempre tratamos de manejar luces cálidas entre 3.500 y 4000 lumen. Nunca utilizamos iluminación fría.

EL ARQUITECTO EN FAMILIA

Juan Carlos es un hombre tímido e introvertido por eso habla muy poco. Disfruta estar en casa compartiendo con su esposa Karen Barragán y sus hijos Santiago y Manuela. En definitiva es alguien descomplicado, alejado de formalismos, que prefiere usar tenis y jeans todo el tiempo.

Una faceta poco conocida es su gusto por coleccionar figuras a escala de superhéroes, los cuales atesora en el bunker a manera de “Baticueva” que construyó en el nivel inferior de su casa. Con esa que este hobbie lo obsesionó luego de asistir a un Comic-Con en San Diego y no pudo detenerse. Al cabo de diez años, su colección abarca más de un centenar de piezas de Batman, Iron Man y sus archienemigos. De todos ellos siente predilección por lo que representa Tony Stark, un héroe hecho con base en su inteligencia y capacidad de invención.

En este sentido comenta: “Me gusta darles charlas a mis empleados sobre cuál debería ser nuestro héroe favorito. Un buen ejemplo es El Chapulín, un ser humano que siente miedo pero enfrenta la adversidad y siempre sale adelante, así deberíamos ser todos”.

Otra pasión es coleccionar motocicletas Harley Davidson y BMW, de las cuales posee algunos modelos que hicieron historia.

No menos importante es su conocimiento del arte, por ello cada ambiente de la casa está matizado por obras de Efraín Saldaña, Juan José Cobos, Edgar Negret, Richard Macdonald y Romero Britto, entre otros. Acerca de ello expresa: “A mi modo de ver la arquitectura es arte, por eso siempre me he rodeado de buenos artistas, muchos de ellos santandereanos con quienes tengo una gran amistad, pues me gusta apoyar su trabajo e infundir ese amor por lo nuestro”.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email