Iván Camilo Ramírez. Muy cerca del golf profesional

Transcurridas varias temporadas jugando en el golf norteamericano para Texas Tech University Iván Camilo Ramírez Velandia enfrenta sus últimos torneos como amateur para convertirse en golfista profesional en 2020 y cumplir el gran anhelo de ingresar al PGA Tour.

En su reciente paso por el Club Campestre de Bucaramanga donde fue el campeón de la primera categoría del 61º Abierto de Golf, tuvimos la oportunidad de dialogar con el talentoso jugador que continua siendo uno de los grandes exponentes del golf colombiano en el exterior.

Ramírez, radicado en Texas espera culminar sus estudios profesionales al final del presente año para concentrarse de lleno en sus aspiraciones. Haber jugado para una universidad de alto nivel le permitió acumular experiencias y mejorar ostensiblemente su desempeño, de hecho ha tenido la oportunidad de alternar con jugadores que lograron su paso al PGA. “Competir al lado de los mejores me ha dado la posibilidad de aprender lo que me hace falta para llegar allá”, afirma Iván Camilo, quien juega sus últimos torneos como aficionado; entre ellos, el Q School y el Latin American Championship. “Mi meta es ganar el Latin American en enero de 2020 para obtener la invitación a jugar el Masters ya como golfista profesional”, puntualiza el jugador formado en la academia Pedro Russi.

Recordemos que en junio de este año Colombia hizo historia en la Arnold Palmer Cup, un tradicional torneo que enfrenta los mejores del golf universitario norteamericano. En este selecto grupo, con sobrados méritos y como único representante nacional estuvo Ivan Camilo Ramírez integrando el equipo internacional que finalmente fue el campeón. “Ganar siempre es un gran sentimiento, pero además tuve la fortuna de hacerlo en The Alotian Club, uno de los principales campos de golf de Estados Unidos”.

Su exitoso desempeño lo ha llevado a convertirse en el mejor jugador aficionado nacional, de acuerdo con el World Amateur Golf Ranking (WAGR), sin embargo el bumangués mantiene su sencillez y afabilidad que lo caracteriza. Pero no todo ha sido fácil en su carrera. Cualquier persona que siga este deporte sabe que el golf tiene un alto componente anímico, por eso tiene muy claro que debe esforzarse para mantenerse firme ante rondas difíciles, en este sentido viene trabajando hace unos meses su nivel de concentración junto a María Isabel Baena (exjugadora LPGA y alumna aventajada de Lorena Ochoa). Su preparación involucra además un proceso de cambio para lograr el “swing ideal” que le permita ser más consistente en sus golpes, solo así podrá mantener un buen nivel ante el exigente reto que se avecina.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email