Historia del David colombiano que le ganó al Goliat americano

Así, al mejor estilo de una historia de ficción, nació en Santander una empresa que sin pensarlo estaría destinada a marcar un hecho sin precedentes en materia de reconocimiento de marcas comerciales.

Para todo empresario es claro que, una marca es un signo que le permite diferenciar los productos o servicios que ofrece frente a sus similares, y el registro de esa marca le confiere al titular el derecho a usarla exclusivamente en su país. Pero ¿qué pasa cuando un gigante multinacional cuenta con el registro sonográfico de una palabra en varios países? Esa fue la incógnita a la que debieron afrontar el bumangués Pablo Patiño y la paisa Diana Cataño, tras haber registrado su emprendimiento. Una pareja de ingenieros cuya vida ha estado marcada por un mar de curiosidades desde el mismo momento en que decidieron unir sus vidas.

Luego de tres fracasos empresariales y distintos modelos de negocio puestos a prueba, Pablo y Diana crearon Tesla Digital Agency, es una organización especializada en el diseño y desarrollo de soluciones digitales, aplicaciones móviles, software e infraestructura tecnológica. Tesla se distingue por el diseño vanguardista de interfaces de usuario y análisis de datos, además de otras soluciones como growth hacking, realidad virtual, animación, consultoría y  capacitaciones a empresas que migran al mundo digital.

Pronto la marca debió enfrentar una batalla legal debido a la similitud de la palabra “Tesla” que compartían en coincidencia con la multinacional Tesla Motors, empresa tecnológica de la industria automotriz domiciliada en Estados Unidos. Un verdadero “Goliat” al que la pareja colombiana no tuvo temor alguno de enfrentar por defender su proyecto de vida y por el que debieron armarse para un proceso legal que se extendió durante más de un año asesorados por el CEO del grupo Volans Legal, Hugo Rodríguez, especialista en el registro de marcas.

Durante el proceso, el equipo de abogados de ambas empresas argumentaba cuál de ellos tenía el privilegio de usar la palabra “Tesla” y qué limitaciones existían para tal fin. Como resultado del proceso legal y para asombro de ellos mismos, la Super intendencia de Industria y Comercio le otorgó finalmente el derecho a la empresa santandereana.

En este punto algunos podrían preguntarse, cómo una empresa pequeña colombiana pudo vencer, legalmente, a una multi nacional cuyo registro de marca estaba en diferentes países del mundo. La respuesta, según el especialista Hugo Rodríguez, la da el cumplimiento de diversas variables y condiciones legales. “Recuerdo que con Tesla tuvimos que afrontar la negativa inicial del Estado y que la misma Superintendencia decidiera no conceder el registro en primera instancia. Es allí cuando demostramos que no sólo eran mercados diferentes, sino que una multinacional, no tiene cómo apropiarse de una expresión, apoyando así a estos dos empresarios que estaban tratando de darlo todo para que les concedieran el derecho de uso de una marca que está para grandes cosas”, puntualizó Rodríguez.

Un emprendimiento lleno de historias inspiradoras

Lo que inició siendo una venta de árboles por Internet, un par de fotografías para surfistas en Centroamérica, una plataforma Online personalizada para educación en tecnología y hasta su mismo matrimonio por internet -pabloydiana.com- abrió el camino para este emprendimiento llamado Tesla Digital Agency, que en 2020 cumple cuatro años de operación, con un portafolio de clientes razonable a quienes se les garantiza calidad y escalabilidad en sus servicios.

“No somos un modelo masivo sino selectivo, donde aparte de entregar soluciones, hacemos una trasferencia de conocimiento acompañada de experiencias significativas con el usuario, el cliente y el entorno en nichos específicos” asegura Pablo Patiño, CEO TDA.

Una inspiración que quizá les llega desde las montañas, en donde alejados de la capital santandereana, desarrollan su trabajo con una conexión 100% digital en crecimiento. Atravesaron sin reparo alguno y sin vacuna la pandemia que tomó por sorpresa al mundo, y que a diferencia de sus competidores, este emprendimiento lleva trabajando desde su misma creación, de forma remota en todo sentido. Algo que es puesto en práctica a la perfección todos los días, anticipándose así a la nueva normalidad a la que condujo el COVID – 19. 

“Cada uno de los #Teslianos trabaja de manera remota, medimos el rendimiento por metas e hitos pequeños que van sumando al gran resultado. Tenemos un equipo con diferentes culturas, idiomas y talentos; entre más especializado y particular sea, mucho mejor. Adaptamos rápidamente una cultura y filosofía digital engranada en el arte, pues para nosotros, todos los #Teslianos son creativos y artistas. Algunos incluso con una vena de emprendimiento muy marcada”, afirma Diana Cataño.

La empresa posee una cultura basada en el aprendizaje continuo, aplicando las mejores prácticas como fundamentos sagrados que varían según el consumidor. Un hecho que le permite a Tesla Digital Agency contar con un talento humano conformado por especialistas en marketing digital, diseño y desarrollo de aplicaciones web.

A través del sitio www.tesla.university capacitan de forma selectiva a empresarios y emprendedores con visión en modelos de negocios digitales, aprovechando al máximo las nuevas tecnologías del mercado. Algo, que sin lugar a dudas, ha contribuido con servicios y soluciones a empresas de diferentes sectores de la industria como alimentos, hidrocarburos, finanzas, comercio internacional, transporte, salud, construcción, turismo, publicidad, tecnología y seguridad entre otros. Clientes que en su mayoría son de habla hispana, pero que gracias a Tesla Digital Agency cruzan fronteras continentales para mostrarse al mundo.

Y tú, ¿quieres ser un #Tesliano?

Contáctanos www.agenciatesla.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email