GOLF EN FAMILIA

En la víspera de madres y padres, nos dimos a la tarea de buscar aquellos jugadores que comparten la gran pasión del golf con sus hijos. Nuestros lentes apuntaron a cinco familias que amablemente nos confesaron sus experiencias. Así que si aún no lo ha hecho, practicar éste o cualquier otro deporte en familia, será una decisión de la que no se arrepentirá, pues trae además una buena carga de diversión muy necesaria para afianzar los lazos de unión.

Concepto y fotografías: José Fernando Yepes – Asistente: Fernanda González

Catalina Mestre y Valentina Díaz

“Momentos hay muchos: buenos hoyos, buenos drivers, putts y muchas sonrisas. Pero también hay malos golpes. Lo importante es caminar juntas jugando este deporte que nos apasiona, eso no tiene precio”

¿Cómo ha sido la experiencia de jugar juntas?
Compartir estos espacios deportivos con Valentina ha sido increíble, la afición por el mismo deporte nos ha permitido aprender, sufrir y gozar juntas. Ha sido una experiencia muy enriquecedora.

¿Qué tienen en común como partners?
Somos tranquilas, nos gusta analizar las jugadas pero lo más importante es que ambas respetamos nuestra forma de juego sin intervenir en las decisiones tomadas.

¿Realizan algún tipo de preparación para competir en torneos?
La verdad no hay una preparación específica. Solo practicar de forma independiente previo a la competencia.

¿Han logrado algún triunfo en torneos de padres e hijos?
No… que triste. Pero jugamos, luchamos, nos divertimos y seguiremos intentando.

¿Qué quisiera que su hija recuerde de usted como deportista?
Mi disciplina y dedicación. Así fue mi vida deportiva en la juventud y así intento enseñarles a mis hijos. Lo más importante del deporte es la disciplina independientemente del resultado obtenido.

¿Qué otras actividades practican juntas?
Cuando estamos juntas aprovechamos cada momento, pero sobretodo nos encanta compartir mucho tiempo en casa, cocinando, conversando o viendo una buena película.

¿Normalmente quién es la más competitiva?
Sin duda Valentina. Y la más cascarrabias… La verdad ninguna.

¿Qué enseñanza les deja jugar en familia?
Todo el tiempo compartido nos enseña a disfrutar al máximo cada instante y aprender una de la otra.

¿Cuál es el golpe característico de cada una?
Valentina es muy buena en juego corto. Yo al contrario soy mejor en juego largo y me defiendo mucho entre los árboles… (Risas).

¿Hay algún jugador referente que admiren?
Definitivamente Tiger Woods.

Carlos, Juan Felipe & Carlos Tomás Luengas

“El deporte es salud, también es compartir, distraerse y dejar a un lado las dificultades de la vida diaria, además siempre tenemos la posibilidad de hacer amigos”

¿Cómo ha sido la experiencia de jugar juntos?
En los últimos 8 o 10 años hemos tenido la costumbre de jugar los tres, salvo cuando ellos se fueron a estudiar su maestría fuera del país. El golf lo disfrutamos de una manera especial y no es precisamente porque yo asuma los costos de la jugada…(risas), sino porque hacemos una sana competencia que nos permite conocer nuestras fortalezas y virtudes. También aprovechamos para hacernos bromas.

¿Qué tienen en común como partners?
Pasión y entrega por el juego. Siempre procuramos salir en el primer turno de la mañana, lo cual significa que hay que estar en la ducha a las 5 de la mañana, sábado, domingo o festivo. Naturalmente para hacer eso en los días que debieran ser para dormir un poco más, debe haber una gran motivación. Ellos siempre me dan consejos para los golpes difíciles y yo por mi parte intento ser reposado con un juego más conservador.

¿Han logrado algún triunfo en torneos de padres e hijos?
Hasta hoy no hemos competido en ningún torneo de manera conjunta pero seguro lo haremos pronto.

¿Qué quisiera que sus hijos recuerden de usted como deportista?
El deporte hay que hacerlo toda la vida y afortunadamente el golf nos permite hacerlo hasta bien entrados los años dorados. El deporte es salud, también es compartir, distraerse y dejar a un lado las dificultades de la vida diaria, además siempre tenemos la posibilidad de hacer amigos. La lección es ser siempre respetuoso de los demás.

¿Qué otras actividades practican juntos?
En general somos muy unidos y cada vez que tenemos la posibilidad viajamos. 

La cocina es un placer, ya que Juan Felipe y Carlos son muy buenos en esas lides pues inventan platos o hacen innovaciones de recetas conocidas. Nosotros con mi esposa colaboramos con la lavada de platos. La música es otro placer aunque tenemos algunas diferencias en los gustos por razones generacionales.

¿Normalmente quién es el más competitivo?
Juan Felipe es el más competitivo y el mejor jugador. Y el más cascarrabias… Carlos Tomas era un poco cascarrabias pero ya se le pasó. Ya no se afana por una bola en el out. Yo si me afano porque las bolas las compro yo… sobre todo si la que se pierde es de las buenas.

¿Qué enseñanza les deja jugar en familia?
Compartimos momentos agradables e inolvidables.

¿Cuál es el golpe característico de cada uno?
Juan Felipe es muy bueno como pegador largo. Carlos Tomas se desempeña mejor en el green y yo hago lo que puedo… (Risas).

¿Hay algún jugador referente que admiren?
Tiger Woods, por su tenacidad a pesar de sus dificultades de los últimos años.

¿Cuál ha sido el momento más emotivo?
Sucedió en la premiación de un torneo. Tuve la fortuna de ganarme la rifa para jugar en el Club El Doral en Miami, con todo pago para dos personas. Hicimos un estupendo paseo de una semana y jugamos golf todos los días hasta que matamos la gana.

Alba Rocío Rodríguez, Enrique, Gerson Enrique & Enrique Alexander Joya

“Uno de los momentos más emotivos fue enterarnos que íbamos a ser abuelos. Nuestros hijos escogieron el día del juego de golf para contarnos la gran noticia”.

¿Cómo ha sido la experiencia de jugar juntos?
Ha sido tan gratificante que hemos llegado al punto de crear reglas que solo aplican para “Fedejoya”. Es por eso que no acostumbramos jugar torneos, pues la idea es salir a disfrutar el golf en familia.

¿Qué tienen en común como partners?
No importa si es haciendo deporte, un asunto familiar o un negocio, siempre tenemos como pilar el respeto.

¿Han logrado algún triunfo en torneos de padres e hijos?
No hemos participado en torneos de familia, pero sabemos que en un futuro lo vamos a hacer ahora que se creció la familia con nuestras nueras y nietos.

¿Qué quisiera que sus hijos recuerden de ustedes como deportistas?
Quisiera que tuvieran presente que no todo en la vida es trabajo, siempre hemos creído que deben existir momentos exclusivos para la familia.

¿Qué otras actividades practican juntos?
Tratamos de hacer de todo. Siempre nos ponemos de acuerdo para que cada familia organice una actividad que nos congregue, como viajes, juegos y celebraciones.

¿Normalmente quién es el más competitivo?
Enrique Alexander, siempre intenta que el juego cumpla estrictamente con las reglas de golf, sin embargo cuando no es favorecido decide disolver las apuestas.

Y el más cascarrabias…
Ese puesto es competido… todos somos así. La cuestión es que entre nosotros nos entendemos.

¿Qué enseñanza les deja jugar en familia?
Que el que manda, manda, aunque mande mal… (Risas). Hemos aprendido a tolerar y respetar las situaciones y nunca imponemos el juego por encima de la familia.

¿Cuál es el golpe característico de cada uno?
De los hombres destacamos el juego largo. De Alba Rocío destaco el approach a green.

¿Existe algún jugador referente que todos admiren?
Admiramos lo que ha hecho Phil Mickelson por seguir los pasos de su padre en el juego.

¿Cuál ha sido el momento más emotivo?
Enterarnos que íbamos a ser abuelos. Nuestros hijos escogieron el momento del juego para contarnos la gran noticia.

Orlando & Valentina Rodríguez

“Realmente son muchos los momentos que tenemos por recordar, pero el mejor de todos ha sido cuando ganamos nuestro primer trofeo en el torneo de padres e hijos”.

¿Cómo ha sido la experiencia de jugar juntos?
Cuando Valentina inició en el golf a la corta edad de 4 años siempre me visualicé como su partner, por lo tanto, esta experiencia ha sido un sueño realizado y cada oportunidad que tengo de jugar con ella, me llena de orgullo y satisfacción. Para un padre compartir cualquier espacio al lado de un hijo es un tiempo que se multiplica, máxime cuando este espacio es de diversión y sumado al tinte que le da la competencia.

¿Qué tienen en común como partners?
Nos identificamos en que ambos miramos el lado bueno de todo. Si se hace un golpe malo no hay por qué amargarse, al contrario, de un error aprendemos y sabemos que el siguiente golpe hay que mejorarlo. 

¿Realizan algún tipo de preparación para competir?
La verdad nuestro nivel de competencia no ha ido más allá de la búsqueda de ser felices y compartir tiempo de calidad juntos. Por lo tanto, la preparación no es más que el resultado de la dedicación de ella a entrenar casi a diario, unida a la experiencia de mi juego social ya que comparto tiempo jugando golf con muy buenos amigos.

¿Han logrado algún triunfo en torneos de padres e hijos?
En el octavo torneo de padres e hijos jugado en el Club Campestre de Bucaramanga en 2017, hicimos el mejor neto, ganando el trofeo en categoría única.

¿Qué quisiera que su hija recuerde de usted como deportista?
Lo que siempre he anhelado, es transmitir mi gusto por la actividad física, que interiorice que al hacer deporte esta cultivando un excelente estado físico y mental.

¿Qué otras actividades practican juntos?
Cualquier deporte que podamos realizar en familia ayuda a unir lazos fraternales. A veces jugamos basquetbol y vóleibol. También hemos jugado el torneo de tenis de padres e hijos.

¿Normalmente quién es el más competitivo?
En realidad, la competencia es un sentimiento que nace en cada uno de nosotros, en la medida que le ponemos el corazón a lo que hacemos, es por eso que ambos lo tenemos implícito en casi todas las actividades que desarrollamos. Y el más cascarrabias… Yo. A veces me desespero cuando hago un mal golpe y me da mal genio. Pero para eso está el trabajo en equipo, Valentina me ayuda a tranquilizarme y me recuerda que en el próximo golpe puedo mejorar.

¿Qué enseñanza le deja jugar en familia?
En la vida como en juego van surgiendo situaciones y la respuesta en equipo es dar solución a las adversidades. Unirnos y apoyarnos nos da la mejor enseñanza tanto dentro como fuera de la cancha.

¿Cuál es el golpe característico de cada uno?
Casualmente ambos tenemos la ventaja de ser pegadores largos con el driver. Pero al mismo tiempo, hemos tenido que esforzarnos en el approach y el putt para lograr un juego más integral.

¿Existe algún jugador referente que ambos admiren?
Somos poco fanáticos de un jugador en particular, siempre que vemos torneos nos enfocamos más en las jugadas. Por supuesto que nos emocionamos de los triunfos de los deportistas colombianos en los torneos.

Armando & Cristina Ariza

“Poder jugar junto a mi hija es un regalo de Dios. Esa experiencia lo posee todo: compartir momentos en un lugar natural de extraordinaria belleza y con una persona que amo. Felicidad total”

¿Cómo ha sido la experiencia de jugar juntos?
Poder jugar con Cristina es un regalo de Dios. Esa experiencia lo posee todo: compartir momentos en un lugar natural de gran belleza y con una persona que amo. Felicidad total.

¿Qué tienen en común como jugadores y partners?
Nuestro propósito principal es divertirnos, pasarla bien y conocer personas afines.

¿Realizan algún tipo de preparación para competir?
Yo soy el más disciplinado y además de practicar, pienso en estrategias dependiendo de la modalidad de juego. Ella en cambio es más relajada, no planea mucho, pero se desempeña bien el día de la competencia.

¿Han logrado algún triunfo en torneos?
Sí, ganamos un segundo neto en categoría única.

¿Qué quisiera que su hija recuerde de usted como deportista?
Pienso que la combatividad y la rectitud en el juego.

¿Qué otras actividades practican juntos?
Nos encantan los asados en familia, ir al cine y viajar.

¿Normalmente quién es el más competitivo?
Sin lugar a equívocos yo.

Y el más cascarrabias…
Cuando Cristina empezó a jugar hace unos años se ofuscaba más, aunque en éste momento yo le gano… (risas).

¿Qué enseñanza le deja jugar en familia?
Además de compartir tiempo de calidad, forjamos un vínculo aún más fuerte al generar recuerdos que permanecerán toda la vida.

¿Cuál es el golpe característico de cada uno?
El golpe de Cristina es el driver. Yo me defiendo más en el juego corto.

¿Existe algún jugador referente que ambos admiren?
A los dos nos gusta Rory McIlroy, por tener un estilo de juego arriesgado y no jugar a lo seguro.

¿Cuál ha sido el momento más emotivo? Definitivamente el día que ganamos nuestro primer trofeo en un torneo de padres e hijos. Se suponía que ella iba a estar muy presionada por su inexperiencia, pero sorprendentemente el más nervioso era yo. Me fui dos veces al agua en el hoyo 8, pero de todos modos al final logramos un buen score.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email