Cómo tratar el Codo de Tenista

La epicondilitis afecta a la cara interna del codo y no es una enfermedad exclusiva de tenistas, cualquiera que realice movimientos repetitivos con el brazo esta propenso a desarrollarla.
Dr. Camilo Barajas Pertuz Ortopedia y traumatología, Especialista en Cirugía de hombro y codo.

Esta condición tiene que ver con los tendones que se originan en el codo y recorren nuestro antebrazo para estabilizar la muñeca y permitir así la movilidad de los dedos. Los tendones son las estructuras terminales de los músculos que se insertan en los huesos, son muy resistentes y elásticos, sin embargo estos pueden inflamarse, debilitarse e incluso llegar a romperse. El desgaste de los tendones a medida que pasa el tiempo puede conducir a microdesgarros.
Es más frecuente que ocurra en personas entre los 35 y 50 años que realizan extensiones repetitivas de muñeca y la rotación del brazo hacia adelante y hacia atrás (como recurrentemente lo hacen los jugadores de tenis). Los síntomas más frecuentes son dolor en la parte exterior del codo aunque puede extenderse al antebrazo y la muñeca.

¿Cómo tratarlo?
Lo más recomendable es comenzar con tratamientos no quirúrgicos. Si la inflamación y la sensibilidad son leves, puede ser adecuado tomar ciclos de descanso y luego retomar las actividades.
Prevenir la aparición de los síntomas siempre es el mejor plan de acción, pues la repetida lesión de los tendones inflamados conduce a un tipo de cicatrización que puede hacer del codo de tenista algo muy difícil de eliminar. Al iniciar el tratamiento, lo más importante es ser consistente y constante para evitar sufrir recaídas.

Fisioterapia
Esta puede ser una excelente opción. Los ejercicios que aumentan la fuerza del antebrazo y brindan soporte para los tendones en el epicóndilo ayudarán a reducir la tensión y la inflamación.

Corticoides
Las inyecciones de corticoide en el epicóndilo pueden ayudar a reducir la inflamación y por lo tanto, el dolor, permitiendo reanudar el flujo sanguíneo eficiente, promoviendo los procesos de curación naturales del cuerpo.

Ondas de choque
Esta terapia utiliza ondas sónicas en el sitio del dolor y la inflamación.
Si bien todavía se están realizando estudios sobre su efectividad y existe evidencia de sus bondades como terapia, en comparación con otros tratamientos tradicionales.

Cirugía
Luego de una resonancia magnética para identificar la gravedad de la lesión, se puede recomendar una intervención quirúrgica que puede ser abierta o artroscópica. El tejido enfermo se interviene para permitir que el tendón sane de manera más limpia, reduciendo así la irritación, la hinchazón y el dolor futuro en el epicóndilo.
La atención postoperatoria generalmente implica tomar analgésicos y antiinflamatorios, así como el uso de una férula para inmovilizar el brazo hasta 10 días después de la cirugía. Después de este punto, la terapia física puede comenzar con una cuidadosa supervisión para lograr el fortalecimiento del área.

Siempre consulte a su médico antes de emprender o buscar cualquier camino particular de atención. Su cuerpo es único, y la forma en que responda a varios tratamientos dependerá de una serie de factores que su médico puede ayudarlo a identificar e interpretar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
CERRAR